El Origen de la Biblia

EL ORIGEN DE LA BIBLIA

La Biblia se compone de una colección de sesenta y seis libros escritos por aproximadamente 40 hombres. Sin embargo, 3800 afirmaciones en el Antiguo Testamento sostienen firmemente que la Biblia proviene de Dios (Exo. 19:9; 20:1; Isa. 1:10; Eze. 1:3). El Nuevo testamento también afirma la inspiración divina del Antiguo Testamento, Y asevera lo mismo en cuanto a sus propias Escrituras (Tim. 3:16; 2 Ped. 1:20, 21; 1 Tes. 2:13; Jn. 16:13). Dios inspiró la Biblia, no realmente por escribirla ni dictar las palabras mismas, sino por guiar los pensamientos de los escritores para que escribiesen la verdad. Pero, ¿Cómo podremos comprobar que estas pretensiones son verdaderas? algo de la evidencia se ve en lo siguiente: DIOS INSPIRÓ LA BIBLIA

UNA EXPLICACIÓN RAZONABLE SOBRE LOS ORÍGENES

Científicos modernos están de acuerdo en que nuestro universo presente tuvo un principio, porque está teniendo fin. Las riquezas de la tierra se están agotando; el sol se va apagando poco a poco; las estrellas están desapareciendo. Entonces, ¿cuál fue el gran poder que dio al universo su principio? La primera oración de la Biblia nos da la explicación más razonable: “Dios creó los cielos y la tierra” (Gén. 1:1).

Pero el ateo interroga ¿De dónde vino Dios? La respuesta en la misma que él tendría que dar a otra pregunta: ¿De dónde vino la materia? Francamente, algo no puedo aparecer de la nada; por lo tanto, algo siempre existió. Los cristianos creemos la afirmación de la Biblia en cuanto a la creación del universo por Dios (Heb. 11:3).
Es posible que ateo ridiculice la fé, pero sus creencias también son producto de la fe. La fe ateísta es la materia siempre ha existido, y que nuestro universo existe por pura casualidad.
La pregunta que hacemos hoy es:”¿La fe de quien será más razonable?” A continuación, usted encontrará algunas evidencias que comprueban la veracidad del relato bíblico sobre la creación.

EL UNIVERSO DELINEADO INTELIGENTEMENTE

¿Qué sucedería si alguien encontrará un reloj fino en el campo y exclamara: Mire lo que por casualidad se creó de la materia! Francamente, tal conclusión sería absurdo. De la misma manera, es igualmente irrazonable inferir que nuestro universo llegó a existir solamente por casualidad. La tierra y los planetas que circundan el sol forman un complicado mecanismo que tiene más utilidad, eficiencia, precisión y duración que cualquier cosa creada por el hombre. El universo funciona con tanta precisión que los días, las estaciones y la atmósfera de la tierra han permanecido inalterados a través de la historia del hombre. Aún los eclipses del de Luna pueden ser calculados en el minuto exacto. Por eso, tal como un reloj implica la existencia de un creador inteligente, las complejas e inteligentes deliberaciones del universo denotan un arquitecto divino.

APARICIÓN DE LA VIDA

La Biblia revela a un mismo tiempo el orden y la manera en que apareció la vida en la tierra.

Génesis 1:1-31 demuestra que la vida apareció en el siguiente orden: las plantas, la vida del agua, las aves, los animales de la tierra, y, finalmente el hombre. La ciencia de paleontología ha “descubierto” que durante 500 millones de años la vida apareció en el mismo orden general como el escrito la biblia. La Biblia indica que la creación fue realizada en seis días. Ciertamente es nuestro Dios, que es omnipotente, pudo haber creado el universo en seis días de 24 horas cada uno; pudo haber hecho que la tierra tuviera la apariencia de tener millones de años de edad. Es posible que en los árboles de un solo día de edad, Creados completamente crecidos, aparecieran ruedas de crecimiento que aparentaban una gran edad. Al cumplir su primer año en la tierra quizás Adán aparentaba tener 30 años de edad, o más. Por acelerar el proceso de la naturaleza, Dios podría formar los estratos de la tierra los fósiles con gran rapidez formando así el carbón, el petróleo y otras formaciones subterráneas de provecho para la humanidad.

LA COMPLEJIDAD DE LA VIDA

La Biblia dice que Dios creó todas las cosas para que produjeron “según su género”(Gén. 1: 11, 21. 25). Observando la vida, ciertamente vemos que se confirma esta ley natural. Ocurren variaciones entre algunas especies de animales, pero las clases, los órdenes y las familias básicas siempre son uniformes. La ciencia moderna no ha sido capaz de explicar debidamente como las mudanzas o cambios podrían desarrollar una forma de vida superior. En efecto, las mudanzas usualmente perjudican la calidad de vida, en vez de mejorarla. Julián Huxley, el famoso evolucionista, ha admitido que la probabilidad de que ocurran varios cambios favorables en sucesión por medio de la evolución es una en mil millones. No obstante, miles de millones de tales cambios sería necesario si la teoría de devolución fuese verídica. Esto demuestra la completa improbabilidad de esta teoría, y la firme probabilidad de la divina creación.
También la complejidad del intelecto y de la personalidad del ser humano, su sentido estético para evaluar la belleza, Y su conciencia para discernir entre el bien y el mal, indican la creación del hombre a imagen de Dios (Gén. 1:26). ¿Es razonable creer que el intelecto o la subconciencia? ¿No es más razonable convenir con la Biblia en que una inteligencia suprema y personal creo la inteligencia humana?

Sí, el diseño armonioso del universo, la aparición de la vida sobre la tierra y la complejidad de la vida, testifican la veracidad de lo que dice la Biblia sobre la creación. Considerando el hecho de que la Biblia fue escrita hace 3000 años, en medio de un mundo ignorante y supersticioso, su aseveración de que Dios creó el universo indica sin lugar a dudas que la misma potencia divina reveló la verdad de la creación en la Biblia.

LAS VERDADES IRREFUTABLES DE LA BIBLIA

Se ha encontrado que las enseñanzas bíblicas están de acuerdo con los mejores principios en cada campo del estudio moderno. La Biblia es el guía moral más poderoso del mundo, y ningún hombre ha sido capaz de mejorarla. La psicología, una ciencia moderna, a “descubierto” recientemente uno de los principios para la salud mental que la Biblia ha enseñado por siglos. Innumerables  libros analiza la descripción bíblica de los métodos de Jesús reconociéndolo como el Profesor y Sociólogo por excelencia. Descubrimientos arqueológicos siguen probando la exactitud histórica de la Biblia tocante a ciento de ciudades, naciones, Reyes e incidentes antiguos. Hasta el relato del diluvio (Gén. 6) se haya registrado en antiguos escritos babilónicos.

Cada hecho geográfico mencionado en el libro de los Hechos ha sido comprobado como verdadero por un erudito quién, en el esfuerzo  de refutarlos se convenció de su veracidad. También la teología bíblica, especialmente la doctrina del sacrificio de Cristo por los pecadores, se considera como el más profundo de los pensamiento religioso ¿Como pudieron escritores que vivieron hace más de 1900 años y hasta hace más de 3400 años expresar verdades tan profundos en todos los campos del estudio moderno mencionados anteriormente?¿Cómo fue posible que los carpinteros y los pescadores ignorante de Galilea sobrepasaran a los hombres más educado de sus días, revelando los pensamientos teológicos más profundo de la historia del humanidad?
¿Es posible que la Biblia pueda contener tanta exactitud en tantas áreas del conocimiento humano, y mentir tocante a su propio carácter como la palabra de Dios? ¿Es concebible que el mejor guía moral del mundo pueda hacer también el mayor impostor? En realidad, las verdades reveladas en la Biblia testifican su inspiración divina.

LA UNIDAD DE LA BIBLIA 

La Biblia, aunque escrita por cerca de 40 hombres durante unos 1600 años, contiene una unidad y consistencia maravillosa. El antiguo Testamento predice aún la venida de Nuevo Testamento (Jer. 31:31; Heb. 8:6-13). Los 66 libros de la Biblia fueron escrito por Reyes, profetas, pastores, labradores, pescadores, conector de impuestos, doctores, ricos, pobres, educados e ineducados. 
Escribieron sobre los grandes temas de Dios, del hombre, la moralidad, La salvación y la Vida Eterna. Sin embargo, sus escritos poseen una armonía que sería imposible sin la dirección unificadora de Dios.

LA INDESTRUCTIBILIDAD DE LA BIBLIA

Jesús dijo: el cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mar. 13:31). La Biblia ha sufrido más ataques y cualquier otro libro que el mundo ha conocido. Un emperador romano, Diocleciano  (301 al 304 d. C.), mientras perseguía los cristianos, hizo un esfuerzo determinado para destruir la Biblia. Irónicamente su gran tumba fue usada por la Iglesia para su reuniones por más de mil años. El gran agnóstico francés Voltaaire dijo en el siglo XVIII que la Biblia sería un libro olvidado en 100 años. Posteriormente, la Sociedad bíblica en Ginebra ocupó la casa de este hombre incrédulo y actualmente la Biblia es el libro de más venta en todo el mundo. En 1861 la academia francesa de las ciencias enumeró 51 hechos que supuestamente refutaba la Biblia. Ninguno de estos hechos se consideran como la verdad hoy día.

Muchos otros esfuerzos se han realizado para destruir la Biblia. Ha sido examinada, criticada y atacada severamente por muchos, pero el tiempo y los descubrimientos nuevos siguen aprobando que cada ataque es injusto, falso y vano. “Mas la Palabra de señor permanece para siempre” (1 Ped. 1:25).

LA PRESERVACION DE LA BIBLIA

La Biblia ha llegado a nosotros preservada cuidadosamente a través de los siglos. El Antiguo Testamento se comenzó a escribir más o menos 1400 años a. C., y fue escrito en idioma antiguo de los hebreos. La última parte de la Biblia, el Nuevo Testamento, fue escrito en el primer siglo después de Cristo, en el griego antiguo. Sin embargo, ahora podemos tener un ejemplar de la Biblia en nuestro  propio idioma, traducido por eruditos competentes de estos idiomas antiguos. Cómo podemos saber si la biblia que tenemos hoy es el mismo mensaje de Dios que los escritores inspirados escribieron hace más de 1900 años?

MANUSCRITOS ANTIGUOS

Sabemos que tenemos la Biblia preservada correctamente porque tenemos manuscrito de ella que contienen más de 1500 años escritos en idioma original. Tres de los más famosos son: el Sinaítico, escrito acerca del año 340 d. C., hoy guardado en Londres; El Vaticano, escrito acerca del 350 d. C., hoy guardado en Roma; Y el Alejandrino, escrito en el siglo quinto, hoy guardado Londres. Otros tres manuscritos del siglo quinto se llaman: El Efraín, El Beza, y el Washington. También, miles de otros manuscritos antiguos y pergamino de la Biblia en el hebreo y en el griego original atestigua la exactitud de nuestra Biblia.

TRADUCCIONES

También numerosas traducciones antiguas de la Biblia, verifican tanto la exactitud de los manuscritos mencionados anteriormente como el texto de la Biblia hoy en día. Una es la Vulgata, versión oficial católica romana, que es una traducción en latín por por Jerónimo en el año 405 d. C. Otras traducciones existen en los idiomas siriaco, egipcio, hebreo, etiópico y armenio. Todas ellas fueron hechas entre el tercer y sexto siglo. Hay otras traducciones también, y ciento de copia de ellas son muy antiguos. La Biblia podría ser reproducida hoy mismo, usando solamente estas producciones.

CITAS ANTIGUAS

Los escritos de varios líderes de la iglesia del primer siglo son actualmente accesibles. Citan libremente la Biblia; alguno de ellos posiblemente citan de los escritos originales del Nuevo Testamento. Eruditos bíblicos dicen que si el Nuevo Testamento fuera completamente destruido o perdido, el contenido completo de este gran sagrado libro se podría reproducir por las citas hechas por estos autores primitivos. Al tener manuscritos, traducciones y citas antiguas, hay más evidencia sobre el texto de la Biblia que para cualquier otro escrito antiguo.
Es por esto que la Biblia ha quedado sustancialmente inalterada a través de los siglos. Como evidencia de esto una copia del libro de Isaías fue encontrada en unos cántaros cerca del mar muerto en Palestina que fue escrita en el primer siglo a. C.. Al compararla con el libro de Isaías en nuestra vida moderna, observamos que es virtualmente idéntica. Así que, por la Providencia de Dios, “la palabra del Señor permanece para siempre” (1 Ped. 1:25).

Extraído del libro ” ¿Qué dice la Biblia?  de Word Spanish Literature Ministry

Comments

ANDREA
23rd September 2019 at 6:40 pm

Muy buen material



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *